viernes, 3 de enero de 2014

DIRIGIR EL DEPARTAMENTO DE VENTAS, DIRIGIR EMPRESAS O SER DIRECTIVO, ES ALGO MÁS

DIRECTORES DE ORQUESTA, EJEMPLOS PARA LA EMPRESA

En estos días de Fiestas Navideñas, son múltiples las expresiones artísticas que se exponen en la sociedad, la mayoría con carácter benéfico.

He tenido la ocasión de participar en varias de estas manifestaciones del arte, que han pasado de la pintura a la música y que han sembrado, lógicamente, la emoción entre los asistentes.

Disfruté especialmente con un concierto de la Sinfónica de la Universidad de Alicante, Orquesta a la que felicito desde estas líneas, por su profesionalidad en la ejecución y por la emoción que supieron transmitirnos, la definí en su momento como AMOR en estado puro, la música despierta siempre lo mejor de cada persona.


Quiero pararme en aquel concierto porque, a la vez que disfrutaba de su música, de la interpretación de cada pieza, reflexionaba sobre la importancia del Director de la Orquesta, que no hace música con ningún instrumento, pero hace que todos puedan trabajar unidos, SUMANDO.

Escuchar un concierto sinfónico es un “ejercicio” al que yo obligaría a todos los miembros de las empresas, al menos una vez al trimestre, para que vean de forma práctica qué es trabajar coordinados y respetando cada uno, la labor del otro.

El Director de Orquesta hace trabajar a su equipo de una forma coordinada, cada uno desarrolla sus funciones cuando es necesario, ni antes, ni después. Quiero llevarte, precisamente a esas reflexiones:

¿Te has preguntado si tú diriges así  tu empresa o tu departamento, tienes bien clara tu partitura empresarial o departamental  (estrategia)?

¿Tiene cada uno una partitura clara de lo que ha de interpretar cada momento  (objetivos, definición del puesto de trabajo que ocupa), o le vas cambiando la partitura cada día, o ni siquiera tiene partitura y le obligas a estar atento a cada señal tuya, sin saber qué nota tiene que dar?

¿Te preguntas a menudo cómo te escucha tu cliente?  ¿Qué oye realmente? ¿Cuál es el resultado de tu “orquesta”?  (incidencias, reclamaciones, etc.)


Si eres Directivo en una empresa, nada te hace distinto a un Director de Orquesta, tómalo como un ejemplo, sentirás que tú también tienes que hacer grandes esfuerzos diarios, cuánto tienes que estudiar y cuánto tienes que ensayar y revisar los procesos diariamente, para que al final, tu cliente perciba el mejor resultado, una "obra sinfónica" de tu empresa.

Como siempre a vuestra disposición en smorales@gesalmed.es y http://www.facebook.com/sergio.moralesparra