domingo, 29 de septiembre de 2013

VENDER ES CUESTIÓN DE RELACIONARSE

Vender es una cuestión relacional, es decir, tiene que ver con nuestra capacidad de relacionarnos. El vendedor que no se relaciona suficiente no puede vender. Además, todo aquel que quiera ser comercial tiene que trabajar en generar esas relaciones, no sólo en la cantidad, sino en la calidad.

Cualquier día y cualquier hora son excelentes para conseguir relaciones que nos puedan abrir puertas en empresas que nos permitan dar a conocer nuestro producto o servicio.

Dicho de otro modo, el comercial tiene que andar con los ojos abiertos para provocar relaciones que garanticen el crecimiento de sus clientes potenciales, porque un contacto referenciado da unos resultados altamente eficaces.

Hago estos comentarios de hoy para llevar a una reflexión: “Cuando no te sientas capaz de relacionarte bien, tómate tiempo antes de ir a una acción comercial”.

Por otro lado el comercial debe testear frecuentemente, cómo lo ve su equipo, su entorno, porque, en ocasiones, no nos damos cuenta de que hemos perdido “sociabilidad”, algo que nos mantendría lejos de nuestro cliente. Es muy importante detectarlo para poner las medidas oportunas y corregir y mejorar esta habilidad.

Preocúpate si no mantienes una relación fluida con algunas personas de tu entorno, como familia, compañeros de trabajo ó amigos, probablemente ese déficit también se traslada al entorno del cliente, aunque ahí te esfuerces especialmente. Sin duda, deberás buscar que es lo que provoca este cambio en tu capacidad relacional y empezar a poner remedio cuanto antes. Si descubres un “problema” algo más profundo, no dudes en consultar a un profesional que te ayude a volver a la estabilidad necesaria para recuperar tus habilidades sociales.


Para finalizar me gustaría dejar un par de ideas claras, no se puede ser un desastre en la relación con tu familia o amigos y ser un genio como comercial, es una contradicción. Ningún comercial puede ser un genio vendiendo y no llevarse bien con sus compañeros de equipo. El comercial excelente está siempre "aprobado" por sus compañeros y por su cliente.

Herramientas:

- Habla periódicamente con las personas mas cercanas y testea personalmente cuán sociable te ven.
- Habla con el departamento de recursos humanos de tu empresa y solicítales que, al menos una vez al año, te sometan a una evaluación de las principales habilidades del vendedor.
- Si no trabajas en una organización y eres un profesional independiente, busca un despacho profesional, por ejemplo GESALMED, para que te evalúe y te ayude a crecer.

Para cualquier duda o aclaración estoy a vuestra disposición en smorales@gesalmed.es