domingo, 6 de octubre de 2013

TU VENTA EN UN MINUTO


Lo más complicado que tiene el vendedor, el comercial, el profesional que se representa a sí mismo, el que necesita cerrar negocios, etc., es decir, lo más complicado que tenemos todos, es trasladar a nuestros potenciales clientes aquello en lo que le podemos servir ó cuál es nuestro producto estrella.

Si tienes la posibilidad de hablar con el cliente potencial, de tenerlo delante o has conseguido un medio para dirigirte a él, es necesario que tengas un mensaje preparado, un mensaje que defina perfectamente qué puedes ofrecerle. Prepara bien ese discurso porque será la única oportunidad de sorprenderle, si no lo haces entonces, las siguientes oportunidades van a ser muy complicadas y las vas a tener que buscar mucho.

Herramienta: ¿Cómo preparar ese “minuto”?
  •           Prepara el mensaje con palabras sencillas que pueda entender cualquiera, así te servirá el discurso para el que más lejos esté de tu negocio y para el que lo pueda ver con más facilidad.

  •           Centra el mensaje en aquello que consideras más importante y que define mejor tu producto/servicio.

  •           Utiliza palabras con fuerza: EXPERTOS, TÉCNICOS, ÁGILES, EFICACES, PROFESIONALES, CERCANOS, etc. Para definir muy bien cómo te tiene que ver el cliente, defiende el calificativo que consideras que te hace fuerte.

  •           En los encuentros personales  ó cuando estés grabando tus videos, presta especial atención a los gestos, dando fuerza con tus manos, con tu mirada, con tus movimientos a ese mensaje y especialmente a las palabras clave que hayas decidido.

  •  
           
    En los encuentros personales o en los que estés grabando la voz, presta atención a la entonación, modula tu voz, para que ésta también dé fuerza a determinados puntos ó apartados, de lo que estás explicando.

  •           Mide tu mensaje para que dure alrededor de los sesenta segundos, un tiempo suficiente para captar la atención de tu interlocutor y fijar en él la imagen de tu servicio, de tu empresa, de tu producto, etc.

  •           Como siempre aconsejo, ensaya tu discurso, delante de un espejo, con tu familia, con tus amigos, con otros miembros de tu organización, para que salga perfecto, recuerda que “Nunca tendrás una segunda oportunidad para causar una PRIMERA IMPRESIÓN” y este discurso será esa primera impresión que causarás en tus clientes potenciales.



Como siempre me tenéis a vuestra disposición en smorales@gesalmed.es